¿Qué entendemos por Empresa?  Acaso ¿Un conjunto de individuos que trabajan en forma egoísta cada uno en su sector, menoscabando el trabajo de los demás? ó ¿La sumatoria del esfuerzo de todos los trabajadores para lograr un objetivo común?

Efectivamente Empresa ya no solo es la sumatoria sino que ahora es el producto del esfuerzo de cada uno de los trabajadores, desde el que hace la limpieza hasta el que ocupa el más alto cargo ejecutivo.  Todos sin lugar a duda, contribuyen de una u otra forma al éxito o fracaso de la Empresa.  Basta que el esfuerzo de uno de los integrantes  sea cero para que todo el conglomerado pueda colapsar, ya que como en matemática todo número multiplicado por cero, el resultado será siempre cero.

Es menester entonces, no solo cumplir con lo que me toca o simplemente desarrollar mi trabajo, sino también participar en todas las actividades que la Institución organice, ya que del éxito de ella depende nuestra sobrevivencia tanto económica como laboral.   Es responsabilidad de los empresarios seleccionar adecuadamente la gente con la que trabajan.  Es necesario contar con individuos con  actitud proactiva, que se anticipen a los sucesos, que planteen ideas, que las lleven a cabo, que logren objetivos, que tomen decisiones, en pocas palabras LIDERES.

Pero en muchas ocasiones, prefieren contar con gente zalamera, que en lugar de contribuir al éxito de la institución solo colaboran en incrementar enormemente el ego de los jefes, mostrándose ante sus ojos como  soldados incansables expeditos a realizar toda actividad que mande el jefe, pero una vez lejos de la mirada de los mismos, se vuelven unas verdaderas sanguijuelas, unos espantosos chupópteros que como cánceres malignos se enquistan en las instituciones hasta lograr el colapso de las mismas.

Es hora de decir basta, de dejar a un lado la modorra que carcome nuestro espíritu de acción, de empujar el carro en la misma dirección que todos los demás, de extirpar a los cánceres que merman el accionar de las instituciones y por ende el progreso económico de todos sus integrantes.