Que fuente de inspiración para Ionesco, si estuviese vivo, sería esta nueva entrega por capítulos del “Teatro del absurdo del padre Cutié”.

La verdad, por mas “american way of life” en la que viva el padre Alberto, no puede negar su latinoamericanidad; es que brotan sus raíces por todos lados!.

En ese espíritu del discurso del Presidente Arias en la Cumbre de las Américas en el que plasma la manera desvergonzada en que los países latinoamericanos y caribeños prefieren echarle la culpa de sus males a los Estados Unidos antes que hacer una auto-reflexión descarnada y descubrir que los errores han sido propios y no ajenos, leemos las últimas declaraciones del padre Alberto.

En una entrevista grabada el viernes y trasmitida el martes por la noche en el programa de Univisión Aquí y Ahora, Cutié insinuó que los que lo siguieron y filmaron mientras jugueteaba con su amante en una playa de Miami pudieron haber sido espías cubanos.
“Hace algún tiempo que sabía que me estaban siguiendo”, dijo Cutié. “Yo creo que, al ser cubanoamericanos, tenemos esa paranoia de que quizás se trate de alguien de otro gobierno, de otro lugar. . . Yo había tenido experiencias en Radio Paz de ver carros extraños cuando salía tarde del trabajo o llegaba temprano. Yo veía cosas y decía: ‘¿Quién me estará siguiendo?’

Ahora resulta que los culpables del descubrimiento de su infidelidad son Fidel y Raúl!! Tal vez en un ambiente como Florida, en el que debe haber algún fanático anticastrista amigo de las diferentes teorías de la conspiración puedas recibir algún eco favorable a estas declaraciones, pero ante el resto del mundo no lo creo.

Es raro que una persona acostumbrada al manejo de su imagen no tenga un asesor que le aconseje antes de abrir la boca que no meta la pata.