Un numeroso grupo de católicos de distintas parroquias, que celebraban la ordenación sacerdotal del primer presbítero nacido en la isla fluvial de Majuli, en el estado de Assam, fueron hostigados, amenazados y algunos golpeados, tras participar en la Misa que presidió el Obispo de Dibrugarh, Mons. Joseph Aind.

Según informa L’Osservatore Romano (LOR), al regresar a sus poblados, los cientos de fieles que llegaron a la Eucaristía de ordenación sacerdotal “fueron interceptados por un grupo de extremistas (hindúes). Los miembros de la comunidad católica de Mariani, la más numerosa presente en la ceremonia, fueron bloqueados por una turba de 600 fanáticos, a lo largo del camino que conduce al embarcadero de donde debían partir”.

LOR relata además que “un párroco, el Padre Caesar Henry, y un rector de una escuela local, Padre G.P. Amalraj, que viajaban junto a los fieles, contaron que fueron obligados a bajar de sus botes y salir del camino para luego ser golpeados. Luego los agresores se dirigieron al grupo de los fieles para golpear a algunos”.

Los “hindúes también gritaban lemas contra la comunidad, sobre todo contra los misioneros, que también fueron amenazados”.

El P. Henry señaló que “apenas hemos celebrado el 60 aniversario de la República, ¿no somos acaso también indios? ¿No tenemos el derecho de movernos libremente sin ser asaltados y perseguidos porque somos un grupo de creyentes y profesamos una fe?” y añadió “la Constitución garantiza la libertad e iguales derechos a todos. ¿Nuestros grandes garúes y sabios (hindúes) nos enseñan tal vez a abusar y aterrorizar a inocentes y gente sencilla que quiere participar en una celebración pública y religiosa?”

En un comunicado, precisa luego LOR, “la comunidad cristiana del Estado de Assam condenó los ataque subrayando que se trata de hechos que han herido gravemente el sentimiento religioso y, por ello, se protesta firmemente contra las graves violaciones de derechos humanos y de la dignidad de las personas”.