“No hay nada antiisraelí en mis palabras”

 

ROMA, viernes 9 de enero de 2009 (ZENIT.org).- El cardenal Renato Raffaele Martino, presidente del Consejo Pontificio “Justicia y Paz”, ha afirmado que la situación de la gente que vive en la Franja de Gaza el “horrible” y “contraria a la dignidad humana”.

En referencia a la polémica que había suscitado el miércoles al comparar Gaza con un campo de concentración, el purpurado explicó este jueves al diario italiano “La Repubblica” que en sus palabras “no hay nada que pueda ser interpretado como antiisraelí”.

“Yo digo que vean las condiciones de la gente que vive allí. Rodeados por un muro que es difícil atravesar. En condiciones contrarias a la dignidad humana. Lo que está sucediendo estos días es horrible. Pero cuando hablo, que se tengan en cuenta todas mis palabras”, afirmó.

El purpurado aseguró que ambas partes son “culpables” y que “es necesario dividirlas, como se separa a dos hermanos que pelean”, y hacerles “sentarse a negociar”.

“Los misiles de Hamas no son confetti. Los condeno. Israel tiene ciertamente derecho a defenderse y Hamas debe tenerlo en cuenta. ¿Pero qué decir cuando se mata a tantos niños, cuando se bombardean escuelas de Naciones Unidas, aun poseyendo una tecnología que permite distinguir una hormiga sobre la tierra?”, continuó.

“Si Israel quiere vivir en paz, debe hacer las paces con los demás”, añadió. Por otro lado, según el purpurado, “Hamas no representa a todos los palestinos. Yo no defiendo a Hamas: si quieren una casa, si quieren un Estado palestino, deben comprender que el camino emprendido está equivocado”.

Rechazo de la tregua

A pesar de los esfuerzos de la ONU, a través de su resolución 1860 que pide un alto el fuego inmediato en la zona, tanto Israel como Hamas han rechazado una tregua definitiva por el momento, fuera de las tres horas diarias decretadas en las últimas jornadas.

Por otro lado, la Cruz Roja y la Media Luna Roja han denunciado la masacre de civiles inocentes a quienes no se puede atender a tiempo porque los operadores humanitarios no pueden entrar en la zona a tiempo, una situación que consideran “inaceptable”.

Ambas instituciones denuncian haber encontrado en una casa de las afueras de Gaza a cuatro niños junto a los cadáveres de sus madres. Por el momento, son 800 los muertos y 3.000 los heridos entre los palestinos, mientras que 11 israelíes han perdido la vida, cuatro de ellos por los misiles de Hamas.

Por el momento han debido abandonar la zona las Monjas de la Congregación del Rosario, aunque cuentan con “volver lo antes posible”. Según su testimonio, reproducido por la agencia italiana SIR, la escuela de estas religiosas ha sido dañada por las bombas y ha debido cerrarse.