Satanás llamó a una convención universal de demonios. En su alocución de apertura dijo: “No podemos evitar directamente que los cristianos concurran a la iglesia, ni que lean sus Biblias y conozcan la verdad. Si tratamos de quitarles esto directamente seríamos expuestos. Tampoco podemos evitar directamente que se entreguen a una intima relación con su Salvador. Al mismo tiempo, sabemos que si logran esa relación nuestro poder sobre ellos se rompe. Pero hay algo que podemos hacer y siempre nos ha dado resultado”.

“Dejémosles creer que son buenos cristianos, dejémosles hacer cosas por Cristo cuando sientan el deseo, pero robémosles el tiempo.”

“Esto es lo que quiero que hagan”, dijo el diablo: “Distráiganlos cuando quieran acercarse al Salvador y mantener la conexión vital durante todo el día”.

“¿Como haremos esto?” -los demonios gritaron.

“Manténganlos ocupados en trivialidades de la vida e inventen innumerables estratagemas para ocupar sus mentes,” -respondió. “Tiéntenlos a gastar, gastar, gastar” “Eviten que pasen tiempo con sus hijos”. “Como su familia se fragmentará, pronto, sus hogares no encontraran salida a las presiones del trabajo” “Sobre-estimulen sus mentes así ellos no podrán oír aquella calma voz de Dios”. “Tiéntenlos a escuchar mucho la radio, CD o casetes cuando conducen sus automóviles… a mantener continuamente un aparato que les distraiga, sea TV, grabadoras, computadoras… El asunto es que constantemente, sea en el hospital, en el trabajo, en casa o en lugar público, estén distraídos por nuestras seducciones. Ellos tienden por si solos a pensar ante todo en si mismos así que vuestra tentación será fácil. Ni se darán cuenta que están siendo tentados.”

“Ellos mismos se enredarán con tantos deseos que querrán satisfacer que vivirán muy ocupados y ansiosos… no podrán así escuchar a Dios y mucho menos dejarse guiar por El.”

“Llenen las mesas con revistas y diarios de actualidad; Repiqueteen en sus mentes con noticias mundiales; Invadan las rutas con carteles publicitarios; Inunden su buzones con envíos postales inútiles, catálogos, publicidades y toda clase de propaganda y promoción ofreciendo productos gratis, servicios y falsas esperanzas”.

“Presenten hermosas y delgadas modelos en revistas, películas y TV, así sus esposos creerán que la belleza exterior es lo importante, y quedaran insatisfechos con sus esposas.” “Mantengan a las esposas muy ocupadas con sus compras y sus asuntos personales. Así no amarán a sus maridos. ¡Esto fragmentará la familia rápidamente!.

“Remplacen todas las fiestas religiosas con fiestas de consumo: En vez de Navidad, será Santa Claus, en vez de recordar a todos los santos, será Halloween… en vez de cuaresma inventen carnavales y contra mas sensuales mejor. Ellos caerán fácilmente. Que ni se hable de pecado ni muerte. Eso sería grotesco. Denles un conejito para las pascuas. “Aun en sus recreaciones hay que tenerlos muy ocupados tratando de hacer mil cosas; que no puedan contemplar el reflejo de Dios en la naturaleza; que cuando regresen estén exhaustos.

Manténganlos ocupados, ocupados, ocupados. “Llenen sus vidas con cosas, aunque sean buenas, con tal que no tengan tiempo para la oración” “Pronto ellos estarán trabajando en su propia fuerza, sacrificando su salud y su familia por una buena causa”. “Cuando vayan a alguna reunión espiritual, que estén atentos con chismes y habladurías, así no captarán nada”

¡Era realmente un gran plan diseñado por un gran experto!. Solo unos pocos podrán rechazar su seducción.

Luchamos contra uerzas sobrenaturales, por eso sea hace preciso revestirnos de la armadura de Dios (oración y sacramentos) (Efesios 6, 10-16)