Se trata de una audaz campaña proselitista, dirigida por un grupo sectario de origen brasileño: La Iglesia Universal del Reino de Dios. He aquí sus principales características.

Uso abundante de los medios de comunicación 

Tal vez en algún lugar de la Ciudad de México o del interior de la República Mexicana, te han ofrecido un pequeño periódico, titulado «Pare de Sufrir», que contiene testimonios de personas que han sido sanadas de sus enfermedades o recibido algunos beneficios como tener, por fin, el auto que siempre soñaron, una casa propia con alberca, un trabajo bien remunerado o un negocio floreciente.  Posiblemente hayas visto el programa televisivo «Pare de Sufrir» que se transmite por TV Azteca 13 de lunes a viernes a partir de la 1 de la mañana, y que entra en la categoría de los llamados infomerciales.  

Quizá en alguna ocasión has escuchado sus programas radiofónicos, que se transmiten de lunes a sábado a partir de las 10 de la noche hasta las seis de la mañana en la estación «La Positiva» en el 1530 de AM y en otras radiodifusoras en la Ciudad de México y otras ciudades de la República Mexicana, como Guadalajara, León, Monterrey, Nuevo Laredo, Puebla, Tijuana, Toluca y el Puerto de Veracruz. Tal vez te hayan invitado a asistir a sus lugares de reunión, que generalmente son antiguos cines o teatros, remodelados para la predicación y el culto eminentemente pentecostal.  

Un grupo proselitista más 

Pues bien, se trata de uno más de los grupos proselitistas. Éste se caracteriza por el uso abundante de los medios de comunicación, en los que tienen una amplia experiencia.  En Brasil, de donde proviene, poseen canales televisivos y en todos los países donde hacen actividades proselitistas, las hacen ampliamente a través de la radio, la prensa escrita y la televisión. Su fundador es el autodenominado obispo Edir Macedo, quien dio inicio al grupo el 27 de julio de 1977. Se le conoce con diversos nombres: Oración Fuerte en el Espíritu Santo, Comunidad Cristiana en el Espíritu Santo, entre otros, aunque el nombre oficial es la Iglesia Universal del Reino de Dios. Lo que caracteriza a este grupo proselitista es que ofrece aliviar problemas materiales y de salud, promovidos con la frase: «Pare de Sufrir».  Ofrece sanar casi cualquier cosa: dolores de cabeza, vicios, insomnio, nerviosismo, desmayos constantes, deseos de suicidio, brujerías, envidias, desempleo, miedo, etc. En sus predicaciones, los pastores animan a la gente a dejar de ser unos perdedores, a tener mucha fe, a creer en Dios y así poder sacar a los «demonios» que cada quien lleva dentro y causan todos nuestros males. 

Principales características 

Evangelio de la prosperidad. 

Promueven el llamado Evangelio de la Prosperidad. Lo resume bien esta frase de su fundador: «Yo no sigo a un Dios pobre. Si su Dios es pobre es porque sus pensamientos son pobres (…) La pobreza es del diablo; no de Dios».  En los programas televisivos, los que dan su testimonio insisten mucho en que ahora tienen un auto nuevo y solvencia económica. Lo mismo se puede leer en «Pare de Sufrir», su órgano informativo y de divulgación. 

Diezmo y ofrendas. 

Se da la petición constante de diezmos y ofrendas. Este dinero ha servido para viajes de los dirigentes a Tierra Santa, para traer, supuestamente, agua del Jordán y aceite de oliva. A principios del 2003 los feligreses aportaron para pagar los programas radiofónicos que tiene este grupo proselitista (unos 500 mil pesos al mes). 

Satanás es la raíz de todos los males 

La presencia del demonio se manifiesta en enfermedades, falta de trabajo remunerado, problemas familiares, etc.  Lo denominan «problemas espirituales». Sin embargo, ellos tienen la solución: exorcismos para la expulsación (sic)* del demonio. 

Dos formas de pertenencia al grupo 

Creyentes: Tienen la obligación de entregar entre el 10 y el 20% de sus ingresos. No falta quien aporte más de lo exigido. Creyentes obreros y ordenados: Se dedican casi exclusivamente al servicio del grupo. Creen tener el don de curación y el de expulsar demonios.  

Conclusión 

El uso de los medios de comunicación y la cercanía personal con cada adepto favorecen el crecimiento de este grupo proselitista.  Se ve que conocen bien la sensibilidad del pueblo «católico», que tiene ideas muy particulares: brujería, magias negra y blanca, mal de ojo, envidias, mal puesto, amarres, salaciones, etc.  Así, aprovechan bien esta situación para atraerlos a su grupo, ofreciendo resolver estos problemas, sin necesidad de acudir a los tradicionales brujos o y a las «limpias». Si a esto le añadimos el uso de la Biblia, el título de «obispo» que usan ampliamente y todo en un contexto de oración, tenemos el secreto de su éxito. 

Nos interesa tu opinión • ¿Qué te parece la actividad que realizan los miembros de este grupo proselitista? • ¿Qué puedes hacer tú, a nivel personal, para orientar a los católicos que están en peligro de entrar en este grupo proselitista u otros parecidos? Envianos sus comentarios.