It’s hard to take when love grows old.

Pero aquí hablaré sólo del amor con relación a un hombre y una mujer.

El amor no se obliga. Hay  ocasiones en que este amor pasa a ser una exigencia. Ese hombre que quisiera ser amado por una mujer determinada, manipula situaciones para lograr su cometido, chantajea emocionalmente o directamente lo exige:  “No puedes no amarme”

Esto se da preferentemente en aquellas parejas cuya relación, por la razón que sea, no ha dado los frutos esperados o simplemente no se funda en el amor

El amor no se obliga. Esto que parece el título de algún libro no es más que la esencia de amar, pues nunca un sentimiento se puede dar por imposición, por obligación, so pretexto de que nadie va a amar como ese sujeto ama o que con ningún otro va a ser feliz. El amor es libre, justamente ahí radica el fundamento de este don.

You hope that she will change her mind,

Estas actitudes coactivas nos paralizan el alma, no sabemos qué hacer, cómo actuar, cómo responder frente a esta imposición, pues dentro de nuestra alma materno-femenina duele herir o lastimar a esa persona que dice amar (obviamente este tipo de sentimiento se aleja profundamente del amor verdadero y trascendente, como hemos visto en otros textos) y nos lastima esta situación tremendamente; luego no somos capaces de decir “No”. Y preferimos el sufrimiento, el llanto, palabras de buena crianza, a decir “No puedo sentir lo que tú quieres que sienta” ¿Temor? ¿Miedo a un despecho o a una actitud airada por parte de este hombre que se sentirá, probablemente,  rechazado al oír estas palabras? Tal vez.

Hay…hombres que se atreven a declararle su amor a una mujer, a humillarse, a rebajarse, con tal de conseguir ser o sentirse amados. Se arrastran, se dejan destrozar por conseguir de la mujer una migaja de amor. Y es que el amor…no sabe de frases rimbombantes, sino de una sencilla entrega.

You tell yourself that you’ll be strong.

Pero cuando la mujer no siente maripositas en el estómago por aquel hombre, ni escucha campanitas sonando en el corazón, ¿Por qué no agradecerle su bello gesto y comunicarle la verdad? ¿Para  no lastimarlo? ¿Para no herirlo? ¿Para no frustrar ni coartar sus ilusiones? Bueno; es comprensible… ¿Pero será justo para nosotras tener que fingir un amor que no sentimos, sólo para darle gusto al otro?” http://cinthia74.blogspot.com

El amor no se ordena, no se manda, no se impone….El amor, entendido en su real dimensión,  es decisión, es trascendente y no un “lo amaré con el tiempo” ¿Dios nos ama con el correr del tiempo?

Cuando ese sentimiento no es veraz resulta, no sólo injusto para ambos, sino ,y abiertamente , una mentira, sobre la que se construye lo que tarde o temprano se derrumbará, pues su base es arena. El fundamento del amor es “ser para el otro” y no “ser para si mismo”, es un abandono feliz, comprometido y no un sacrificio doloroso que “hay que hacer para complacer”.

One day you will find your light again

Así, esta mujer se enfrenta a la difícil situación de no poder amar a quien tanto le ama y tener que , dentro de su dignidad, ser honesta, explicita, franca, para no afianzar más aún un lazo de amor inexistente, crear falsas esperanzas, lo que, a la postre, significaría lastimar más aún el corazón de ese hombre.

Fingir un sentimiento tan enaltecedor como éste es una inmoralidad tan grande como obligar a la mujer a amar. Ambas actitudes van en contra de  los preceptos de amor más simples del Padre. Debemos, amorosamente,  amar al prójimo, pero nadie nos puede obligar a amar a un hombre, en términos de pareja,  como tampoco tenemos el derecho de hacer creer a ese hombre que lo amamos

El amor no es un “hoy si, mañana no” Es jugársela día a día, es ser feliz porque el otro lo es, es renuncia, abandono, entrega. Es, antes que todo, un compromiso de rectitud con uno mismo, mirando el amor de Cristo.

Be yourself an angel of kindness

Por más que intentemos amar a alguien, al corazón no se le puede engañar.

Todo lo anteriormente expuesto se da, del mismo modo, de manera inversa,  como conversaba con mi  buen amigo Fran. Mujeres que aman y que sin embargo no son correspondidas por quienes ellas desean. Mas en este caso, siendo yo mujer, me atrevo a preguntar: ¿Dónde queda la dignidad de esta mujer? ¿Dónde queda el valor magnánimo de toda mujer, que debe ser respetada, valorada y dignificada, en primer lugar, por ella misma?

Atendamos a estos valores morales fundamentales. Como mujer , como hombre, como personas, todos somos dignos, todos somos hijos del Padre y la dignidad, en virtud del Verbo Encarnado, debe ser protegida, custodiada y defendida por cada ser humano , en términos personales ( por parte de quien ama, y de quien no, a esa determinada persona) y sociales.

Si, el amor no se obliga.

(Gracias, Fran, por ayudarme con la última parte de mi reflexión)

Toi, est-ce que tu rêves encore ?

andreabalbontin.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s